Premium

Flor de Pingus. Un vino de Peter Sisseck.

145,00
Comprar

El precio incluye IVA y transporte
No servimos pedidos inferiores a 6 botellas

FLOR DE PINGUS   2014 (Bodegas Dominio de Pingus)

Dominio de Pingus es objeto de culto, elabora uno de los vinos más deseados y codiciados del planeta. Grandes especialistas, amantes del vino y todos los restaurantes con Estrella Michelín lo persiguen para tenerlo en sus bodegas y cartas. Es una bodega muy pequeña a unos 30 kilómetros de Roa, (Burgos).

Su producción cuidada y minimalista, sus microvinificaciones  así como una distribución exclusiva lo convierten en uno de los vinos más difíciles y caros de obtener del mundo.  El fundador de la bodega es un Danés afincado en España desde primeros de los 90, Enólogo e Ingeniero agrónomo y de nombre Peter Sisseck ha logrado que su vino sea uno de los más deseados de todo el mundo. Pingus fue, posiblemente, el primer vino de garaje elaborado en España así como el más caro.

PETER SISSECK

Nació en Dinamarca en 1962. En la década de los 80 peter empezó a trabajar con su tío en la región de Graves en Burdeos, Peter Vinding-Diers enólogo y propietario de Domaine La Grave y Chateau de Landiras.

En aquella época entabló amistad con Jean-Luc Thunevin, famoso porque inició el movimiento de los vinos de garaje con su Valandraud. Este, además de Dominique Laurent o Henri Jayer en Borgoña marcaron su personalidad enfocándola hacia las producciones pequeñas, artesanas y muy cuidadas.

Finalizados sus estudios de ingeniería agrónoma marchó a California, Sonoma, a la bodega Simi y desde allí pasó a Hacienda Monasterio donde implementó técnicas desconocidas en la zona hasta ese momento como la mesa de selección. En esa época empezó a interesarse por viñedos viejos en la zona y a madurar su proyecto personal Dominio de Pingus.

En la actualidad sigue siendo el director técnico de hacienda Monasterio y asesora a Clos DÀgon, antiguo Celler Mas Gil en el bajo Ampurdan, en Calonge.

BODEGA

Fundada en 1995 en Quintanilla de Onésimo. Estamos ante una bodega artesanal, muy cuidada que trata de reproducir lo aprendido durante los años que trabajó con su tío en Burdeos. El nombre de Pingus responde al apode con el que se conocía a Peter en su juventud.

En una muy pequeña bodega artesanal de muy baja producción en la que se cuida hasta el último detalle en los procesos de elaboración de los vinos. La bodega no posee más de unas 150 barricas, una prensa no muy moderna y algunas tinas de madera y depósitos de acero. Pero la elaboración puramente artesana así como una muy baja producción, permiten alcanzar la calidad que la ha hecho famosa a la marca en el mundo entero. En los últimos años ha evolucionado hasta el punto de estar perfectamente equipada y con un laboratorio propio de primer nivel.

Las añadas 96, 2000, 2001 y 2003 fueron sus primeras grandes añadas hasta la extraordinaria del 2004 que recibió sus primeros 100 puntos del crítico Robert Parker, momento a partir del cual se construyó el mito.

Hay otro hecho relevante que ha reforzado la leyenda de Pingus, el naufragio de un barco cerca de las Azores con casi la totalidad de su añada 95 de Pingus y la totalidad de Flor de Pingus.

EL ESTILO PINGUS

Es curioso que, a pesar de sus raices bordelesas, los métodos de Sisseck sean claramente borgoñones. La uva se vendimia muy madura, se realiza premaceración en frío de hasta 10 días antes de empezar la fermentación. Esta se realiza en pequeños depósitos de madera, no se remonta el vino, se bazuquea. La maloláctica se hace en barrica y se hace en presencia de lías con un proceso de batonnage, muy habitual en blancos de Borgoña pero menos en tintos. Como peculiaridad decir que después de la maloláctica el vino se trasiega a otra barrica nueva. (200% Madera nueva). Cada vez más se da paso a maderas más usadas y menos madera nueva. Sisseck recupera prácticas antiguas como la fermentación en cemento y el envejecimiento en grandes recipientes con menor peso de la madera.

VIÑEDO

El secreto de estos vinos se encuentra en las 5 hectáreas de Tinto Fino repartidas en cuatro parcelas  que posee la bodega donde se aplican técnicas de gestión del mismo biodinámicas. Los 4 pagos llevan los nombres de Santa Cruz donde las viñas son más jóvenes rondando los 50 años y donde las producciones son más altas. La Viña de Baroso en La Horra es el pago más completo. Se trata de una lengua de grava sobre una base de arcilla con incrustaciones de caliza que determinan un terruño de excelente drenaje. Este pago está compuesto por dos parcelas muy diferentes una de 1 hectárea y otra de 2,5 con viñas de hasta 65 años de edad. La última viña es la de san Cristobal con viñas de 70 años y producciones muy reducidas.

En la bodega el despalillado se realiza a mano y en él se separan las uvas más maduras del resto, y las de los hombros del racimo de las demás…

LAS UVAS

100% Tinta Fina

FLOR de PINGUS: EL VINO

Concepto diferente a su hermano mayor. Proviene de 20 hectáreas propiedad de la bodega enla zona de la Horra, con una edad de entre 25 y 50 años. Algunas en vaso y otras en emparrado. Vinificado en pequeños depósitos de acero inoxidable con control de temperatura realizando el 50% la maloláctica en barrica y el resto en acero. El 40% envejece en roble nuevo de Allier y el resto en barricas de 1 y 2 usos durante 18 meses. Es un vino que posee un amplio abanico de aromas a frutas rojas y negras con notas especiadas de vainilla y regaliz así como con algunos apuntes minerales. Tiene un buen ataque en boca, es estructurado con taninos firmes y sabrosos que potencian un final goloso lleno de frutas maduras.

MARIDAJE

Con cerdo asado, caza mayor, quesos curados, jamón ibérico de bellota,

 

Productos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK Más info